lunes, 10 de julio de 2017

Reconocido astrofísico alerta que el próximo impacto de un gran asteroide es cuestión de tiempo

Uno de los grandes misterios del siglo XX fue el misterioso evento de Tunguska, Siberia, en 1908. Una gran explosión sacudió toda la región, y miles de árboles acabaron aplanados a casi 50 kilómetros a la redonda. Expertos en la materia creen que un cometa o asteroide a toda velocidad a través de la atmósfera terrestre provocó la misteriosa explosión, igual a 185 bombas de Hiroshima. Ochenta millones de árboles quedaron completamente planos por la explosión, y encontraron cientos de renos carbonizados.
El objeto probablemente entró en la atmósfera entre 14 y 30 kilómetros por segundo, y habría explotado a 10 kilómetros sobre la Tierra. Pero, sin cráter de impacto y poca evidencia del objeto, los científicos siguen desconcertados en cuanto a lo que realmente causó el evento en el día que“el cielo se dividió en dos”. Aunque lo más preocupante de todo es que un evento similar o peor puede volver a ocurrir. O por lo menos esto es lo que piensa un reconocido astrofísico, que además ha advertido que el siguiente impacto de asteroide es sólo una cuestión de tiempo.
Nuestras horas están contadas
El Dr. Alan Fitzsimmons, astrofísico de la Queen’s University, en Belfast, Reino Unido, ha alertado que el próximo impacto de un asteroide sobre nuestro planeta es simplemente cuestión de tiempo. Y lo peor de todo es que un impacto inesperado en la actualidad podría fácilmente destruir una ciudad entera y una roca espacial aún más grande podría acabar con la humanidad.
“Es importante tener en cuenta que los científicos y los ingenieros han hecho importantes avances en detectar y entender mejor los asteroides próximos a la Tierra”, ha dicho Fitzsimmons en un comunicado de prensa. “De hecho, hasta el momento se han descubierto 1.800 cuerpos potencialmente peligrosos, pero muchos más aún tienen que ser descubiertos. Los astrónomos encuentran nuevos asteroides próximos a la Tierra cada día, y la mayoría son inofensivos. Pero es posible que el próximo evento Tunguska nos pille por sorpresa. Y, aunque estemos mejor preparados para encontrar grandes cuerpos, esto no servirá de mucho si no estamos listos para hacer algo al respecto.”
Con el apoyo del científico Brian Cox y de los astronautas Rusty Schweickart y Nicole Stott, entre otros, el Dr. Fitzsimmons está poniendo de relieve la amenaza en el próximo día del asteroide, un evento global que ha tenido lugar hoy viernes. Los expertos como el Dr. Fitzsimmons llevan tiempo advirtiendo que los seres humanos no están preparados para el impacto de asteroide y, si una de estas rocas espaciales se dirigirse a la Tierra, no habría mucho que hacer al respecto.
Si un asteroide de unos 10 kilómetros se acercara peligrosamente a la Tierra, el impacto se sentirá en un radio de 300 kilómetros, liberando una energía superior a 10 millones de bombas de Hiroshima. El polvo y los escombros causarían un “impacto invernal” y la mayoría de los seres vivos morirían. Y si cayera en el océano, entonces desencadenaría enormes tsunamis, destruyendo costas enteras e inyectando agua de mar en la atmósfera, destruyendo enormes extensiones de la capa de ozono y con niveles devastadores de radiación ultravioleta.
El asteroide de San Juan
Investigadores de la Agencia Espacial Europea han informado que este sábado 24 de junio un asteroide se acerco a la Tierra. Denominado 441987 2010NY65, tiene 228 metros de diámetro, pero su aproximación ha provocado una gran preocupación en algunos científicos. Si el objeto espacial cayera sobre una ciudad las consecuencias serían catastróficas, cogiendo desprevenidos a los habitantes. Entonces nos podríamos encontrar ante un incidente similar al de Chelyabinsk, que causó daños en edificios y heridas leves a casi 1.500 personas, y que cogió desprevenido a los expertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario