miércoles, 21 de septiembre de 2016

Bob Renaud: el radio aficionado de los contactados

Bob Renaud: el radio aficionado de los contactados
Bob Renaud a fínales de los setenta en el libro de John A. Keel Our Haunted Planet[1]. era un libro al estilo cínico y un tanto escéptico de Keel, aunque ya se estaba alejando de aquella su primera obra de temas paranormales Jadú, los misterios del oriente[2], y se estaba acercando más al Keel que todos conocemos. En lo personal me quedo con el primer Keel.
En las páginas 159 a 160 Keel ilustra un poco sobre este contactado:
El lejano, lejano planeta Korendor visto en una noche cálida en julio de 1961. Un radio aficionado, de dieciocho años de edad, Bob Renaud, estaba “navegando alrededor de las bandas de onda corta” en su casa en un pequeño pueblo de Massachusetts, cuando “de repente del altavoz llegó un tono muy alto bip-bip-bip”. Estaba molesto por ello, dijo, y trató sin éxito de sintonizar. “Se detuvo”; escribió más tarde, “pero fue reemplazado por una cálida y cristalina voz suave y femenina que dijo: ‘Bob, nos gustaría que usted permanezca en esta frecuencia durante un tiempo’”.

 Esta señora del espacio se identificó como Linn-Erri (como los demonios y ángeles de antaño, la gente del espacio son aficionados de los nombres que contienen letras dobles). Durante los meses que siguieron ella dictó tratados interminables sobre lo que estaba mal con nosotros y lo que estaba bien con su mundo. La historia Renaud cayó rápidamente en el diseño de todos los contactados anteriores. A las 2 a.m. en la mañana del 22 de diciembre de 1962, un coche llegó al frente de su casa, de acuerdo con su historia, y tres hombres de aspecto más bien normal lo invitaron para subir. Ellos lo llevaron a un campo aislado donde demostraron un dispositivo antigravedad que levantó una enorme roca de cien pies en el aire. Entonces la señalaron con otro artilugio, y se desintegró en un instante. Más tarde lo llevaron a una gira en una base ovni subterránea secreta en Massachusetts e incluso lo llevaron a una pequeña excursión en un platillo volador.

Siguiendo las instrucciones de los Korendorianos. Renaud afirma que reconstruyó un televisor para que pudiera recibir programas de televisión del espacio exterior. Cuando el rostro de Linn-Erri apareció en la pantalla, resultó ser una hermosa rubia, 37-22-36. Ella parecía tener dieciocho o diecinueve años de edad, pero admitió tener setenta y cuatro, “que en nuestra sociedad es la flor de la vida”. (El aparato de TV de Renaud probablemente opera en el mismo no-principio empleado por la célebre Psionic Machine de Thomas G. Hieronymous que fue promovida por Astounding Science Fiction durante algunos años. Si se eliminan las piezas de la máquina psiónica, sigue trabajando de todos modos, ya que al parecer, opera en una fuerza psíquica, como lo hacen los tableros de Ouija y las varillas de radiestesia.)

Eso es todo lo que sabía sobre Bob Renaud hasta que comencé a preparar esta serie sobre contactados.
UFO International
La historia de Robert P. Renaud apareció por primera vez en las revistas editadas por Gabriel Green[3]Flying Saucers International, que se convertiría en UFO International, del periodo de 1963 a 1969. Los boletines se publicaban bajo el sello de AFSCA (Amalgamated Flying Saucers Clubs of America, Inc.) y la historia se publicó en una serie de 40 artículos.
La primera parte apareció en el número 18. En el número 21, julio-agosto de 1964, de UFO International, por ejemplo, se publican las partes 21 a 24 de la saga Korendiana (Special Report from the Korendians), mientras que en el número 22, de marzo-abril de 1965 podemos leer: Master Kalen-Li’s message to Buck Nelson’s Spacecraft Convention y The Bob Renaud Story parts 25 to 30, entre otros artículos.
En otros boletines ufológicos, principalmente en la línea de los contactados, como los Proceedings, de George van Tassel, aparecía el siguiente anuncio promoviendo los contactos de Bob Renaud:
“HABLÉ CON PERSONAS DEL ESPACIO POR RADIO DE ONDA CORTA”

“Sí, es verdad. Yo, Bob Renaud, he hablado con personas de otros planetas con mi aparato de radio de onda corta, a intervalos regulares, por más de 3 años. Desde el 6 de enero 1962, he visto a estas personas dentro de sus naves espaciales en mi propia pantalla de televisión; los conocí en persona; monté, piloté y fotografié sus naves espaciales; visité sus bases subterráneas y submarinas; y ¡me convertí en el primer hombre de la Tierra en caminar fuera de una nave espacial en el espacio exterior! Aprenda lo que enseñan estas personas avanzadas, y de su plan para ayudar a la humanidad a resolver sus problemas y, en nuestro tiempo, para construir una Gran Sociedad avanzada mucho más allá de los conceptos más optimistas de hoy. Lea todo en “UFO International” comenzando con la edición 18. Seis números por $ 3.00. Una sola copia 50c. Gabriel Green, Editor. 7 fotos en color de Platillos voladores – $ 3.00. Amalgamated Flying Saucer Clubs, 2004 N. Hoover, Los Angeles, Calif. 90027”.
Originalmente sólo se le conocía como “Bob”, un aficionado de radio, pero posteriormente fue identificado como Bob Renaud. Todos los artículos en UFO International fueron recogidos por el ufólogo Wendelle Stevens y publicados en forma de libro en la propia editorial de Stevens: UFO contact from planet Korendor, Another Advanced Society y UFO contact from planet Korendor, Another Advanced Society Vol 2[4].
La historia surgió nuevamente unos 20 años más tarde, en 1986, cuando el escritor Allen Griese publicó un artículo en la revistaFate[5]. Griese había conocido a Renaud en 1967, lo había visitado en su casa de Washington, Massachusetts, y había visto su colección de escritos y el equipo de radio con el que contactaba con los extraterrestres de Korendor.
El primer contacto
Renaud afirmó haber tenido, durante décadas, amplios contactos con una raza de extraterrestres del planeta Korendor. Todo comenzó en julio de 1961 cuando trataba de recoger la BBC Radio en su equipo onda corta. En ese entonces contaba con 18 años de edad, era un operador equipo de radio y trabajaba para General Electric. Gabriel Green decía que era un mago de la electrónica e inventor, que vivía en casa de sus padres, en donde convirtió su sótano en su taller-laboratorio.
Una tarde, mientras estaba escuchando su radio de onda corta, cogió un extraño pitido agudo en la banda de 25 metros que eclipsó la BBC. Cuando sintonizó el pitido, se detuvo y una voz femenina suave y clara lo saludó desde una nave espacial del planeta Korendor. Ella lo llamó por su nombre y dijo que habían estado tratando de llamar su atención desde antes.
En este primer radiocontacto ella se presentó como Lin-Erri y dijo que nos descubrieron unos dos años antes. Su interés se despertó por nuestra actividad por satélite, que según ella, indicó un nivel técnico elevado. Así que los korendorianos querían aprender todo lo posible acerca de nosotros. Habían intentado muchas veces contactar telepáticamente a varias personas, como era su manera normal, pero todo fue en vano.
Así que tuvieron que aprender nuestro idioma y, después de monitorear la radio/tv, se enteraron de que el inglés era el más utilizado. Así que se colocaron una especie de pequeños dispositivos con los que podrían tener conversaciones etc., y transferirlas a las computadoras avanzadas en las naves, y con una la ecuación de monitoreo encontraron las claves y la interpretación para aprender el idioma de una forma bastante fácil.
Ellos dijeron que habían aprendido inglés con un acento definido del sur de California, debido a la vigilancia sobre todo en esa zona. Lin-Erri y sus compañeros se interesaron en hablar con Bob debido por su interés en los ovnis, así como en “la paz mundial y el futuro de la humanidad”[6].
Más adelante, en ese mimo contacto, los Korendianos lo instruyeron en cómo modificar su aparato de radio de onda corta casero para recibir mejor. Luego, después de un par de contactos de radio le ayudaron a modificar su televisor casero para recoger sus imágenes en el tubo vidicón mientras él les hablaba en la radio. Esos contactos continuaron y se desarrollaron en reuniones cara a cara e incluso en viajar con ellos, en su nave, por meses y años.
Renaud afirmó que los extraterrestres tienen una base secreta de ovnis subterránea dentro de uno de las colinas Berkshires. También afirmaron que había bases en varios de los planetas aquí en nuestro sistema solar y que también tenían cooperación con ellos.
En un principio no podían permanecer en la tierra sin ayuda respiratoria porque estaban acostumbrados a más oxígeno en su hogar.
Sus relatos crearon un gran revuelo en los círculos de contactados cuando aparecieron en la revista UFO International.
Korendor y sus habitantes
Se supone que Korendor (a veces erróneamente deletreado Korender), es el tercer planeta en un sistema solar que consta de 12 planetas que circundan la estrella Korena, lo que sería una estrella en la constelación de Bootes, muy cerca de Arcturus. Korena estaría a 400 años luz de distancia de nosotros. De acuerdo con la propia Lin-Erri:
“Korena, nuestro sol, se encuentra en un punto en la constelación Bootes, a unos 3 grados de Arcturus en una línea entre Arcturus y en el centro del grupo M-3. Está más o menos a 400 años luz de distancia, y es visible en los telescopios de mayor apertura, aunque no se le ha dado ningún nombre o número específico por sus astrónomos”.
Según estos extraterrestres Korender es 6 veces más grande que la Tierra, pero tiene una menor densidad, lo que hace que la gravedad sea solamente 2 veces la nuestra. Korendor tiene 4 lunas y una atmósfera con más oxígeno.
Los Korendorianos tienen una apariencia humana, aunque son un poco más bajos que los humanos – alrededor de 4 a 5 pies de altura. Renaud los describe de la siguiente manera:
“(El cuerpo) como era de esperarse, es más corto, (…) y sólidamente construido por su gravedad, que es 3.2 veces la de la Tierra[7]. Los ojos tenían la misma relación de tamaño a la cabeza como los nuestros, y estaban aproximadamente en la misma ubicación en la cara. Eran de un azul profundo, casi añil, con las pupilas más pequeñas debido a la luz de Korena siendo aproximadamente 1/6 más brillante en la superficie Korendorian que nuestro sol en la Tierra. No había cejas discernibles (o, de hecho, nada de pelo). La estructura del cráneo en los ojos sobresalía más que un terrano[8], tal vez para dar sombra a los ojos de la luz solar”.

“Las orejas eran más pequeñas en relación con la cabeza que nuestros lóbulos y distintamente alcanzaban su punto máximo en la parte superior. Estaban presionadas casi planas contra la cabeza. La nariz era pequeña, con hendiduras. La boca como raja, con los labios que eran menos pronunciados que los nuestros, y ligeramente más estrechos en proporción a la mandíbula. Se acurrucaban en lo que en Korendor debe pasar por una sonrisa”.

“La cabeza era redondeada, con una cavidad craneal más grande (comparativamente) que un terrano, y con la concavidad en las mejillas que se inicia en la mandíbula inferior y termina en frente de las orejas. El cuello era grueso y musculoso, de nuevo un efecto de la mayor gravedad. El torso era compacto y de gran alcance muscular. Los brazos y piernas tenían aproximadamente la misma proporción de longitud a la altura del cuerpo como los nuestros, pero eran más pesados y muy bien desarrollados”.

“Las manos eran proporcionales a las nuestras, pero con los dedos ligeramente más largos y una cinta discernible entre el pulgar y el resto de la mano. Como con el resto del cuerpo, parecían ser bastante fuertes. La piel era muy suave. Eran lo que llamaríamos “blancos” en color, pero con un aspecto “bronceado” no muy diferente a lo que uno puede ver en cualquier playa de California”.
La visita de Griese
Griese, ingeniero de profesión y radioaficionado por vocación, visitó a Renaud en su casa y se encontró, como los escritos del contactado afirmaban, un sótano lleno de equipos electrónicos, incluyendo la televisión y la radio de onda corta sobre los cuales se efectuaron supuestamente las comunicaciones.
Para Griese todo parecía tener sentido. Los circuitos eran adecuados, según él, para extender el rango de recepción.
“En otras palabras, si él conseguía mensajes desde una fuente aérea, tenía el equipo con el que recibirlos”.
Sin embargo, lo que más le impresionó fueron los libros que Renaud estaba escribiendo sobre la vida y filosofía Korendoriana. Había una docena de ellos, todo a un solo renglón, cada uno de 500 a 600 páginas. No había, por lo que Griese podía discernir de estudiar su contenido, errores tipográficos. Pero eso no fue todo:
“Cuando escribió estos libros, fue como si sus manos pertenecieran a otra persona: Se sentaba allí, frente a su máquina de escribir y no prestaba atención a lo que estaba saliendo de él. Él podría estar en el teléfono o hablar conmigo, y todo el tiempo las manos producían todo esto perfectamente tipiado, cosas claramente escritas en la filosofía extraterrestre. Era simplemente increíble”.
Griese estaba perplejo por la actitud de Renaud:
“Él no mostró signos de que quisiera promocionarse a sí mismo. No había espectáculo, ni aceite de serpiente. Él ni siquiera parecía muy interesado en hablar. Respondió a las preguntas, pero no quiso ofrecer nada. Se mostró reacio a entretener a los visitantes y no vendió nada, no hizo ningún dinero[9]. Dijo que todo el asunto le fue impuesto; él no había ido tras eso”.
Renaud tenía una gran colección de cintas supuestamente de sus comunicaciones espaciales: Griese oyó algunas de ellas y escuchó lo que se supone que es la voz de la primera mujer contacto Lin-Erri. Griese recuerda:
“Estas eran de buena calidad, grabadas carrete-a-carrete. La voz de la mujer tenía una especie de vacilación en los patrones del habla que sugerían una persona extranjera hablando bien en inglés. Tenía una calidad de sonsonete, melodioso”.
Cuando Griese preguntó si podía reunirse con los extraterrestres, Renaud dijo que podía pedir una reunión pero no podía garantizar que los Korendorianos estarían de acuerdo con una.
Poco después Renaud interrumpió su breve asociación con Griese y le dijo que no llamara o visitara de nuevo. Al parecer el escritor, a pesar de ser un crédulo completo según nos damos cuenta al leer su artículo, tuvo la mala idea de pedir una prueba, algo que nunca aceptarán ofrecer los contactos (y los ufólogos en general).
Las crónicas de Korendor
A lo largo de más de casi 50 años, pero principalmente durante la primera parte de la década de los sesentas, Bob Renaud ha ido desarrollando y escribiendo lo que podríamos llamar las “Crónicas de Korendor”. Estos son los abundantes escritos que sorprendieron a Griese y la mayoría de ellos los podemos leer en el sitio que el propio Renaud subió a la internet: The Terrakor Files.
Entre otras cosas Renaud dice que los Korendorianos habrían desarrollado el viaje espacial desde hace unos 3,000 años de nuestro tiempo, y usan naves muy por delante de las nuestras, como nosotros estamos por delante de las carretas. La gravedad, el magnetismo, la luz, los iones, etc. alimentan su nave. Estas naves fueron traídas de estrella a estrella en portadores magnéticamente accionados o “naves nodriza”, que literalmente son ciudades viajeras o mundos en sí mismos. Ellos han aprendido a utilizar la urdimbre de la cuarta dimensión, pero dijeron que les tomó algunos años para aprender a controlar el curso en esta “warp”:
“Por supuesto que todavía hay unos pilotos con menos experiencia suficiente que empiezan por Sirius y terminan en la M-31. Finalmente, el control de la nave será totalmente automático, donde el piloto pone el destino en una serie de esferas y empuja un botón, para llegar allí un segundo más tarde”.
Una de los motivos de que estén aquí es para supervisar el peligro de las armas atómicas y dijeron que la Tierra debe desarmarse o perecerá. Y dieron similares advertencias como las de muchos otros contactos a través de los años:
“Hemos visto otros planetas que siguieron la misma ruta en la que usted están ahora viajando siempre les ha llevado a la guerra y al mismo suicidio racial al que se enfrentan ahora”.
Los Korendorianos serían miembros de una Federación o Alianza Cósmica que se fundó en el año 1334 del calendario terrestre. No parece que se trate de la misma Federación de Planetas que mencionan otros contactados. La Federación de la que habla Renaud está formada principalmente de una alianza colectiva de mundos masivos Korendorianos y Arcturianos que se parecen más al no-intervencionismo que a intervencionismo directo. Hay más de 5,000 planetas miembros en nuestra galaxia
La alianza tiene un comité central mundial elegido por los representantes: dos maestros son elegidos de cada planeta y los que eligen al Comité Central, que se encuentran en el Planeta Arcturia
El tamaño de las naves en su federación es de ¡7.5 cm hasta 4,000 kilómetros! Estas últimas hechas para exploraciones y también para la evacuación de los planetas ante desastres totales.
Las naves en esta alianza fueron donadas para la cooperación y tenían tripulación del mismo planeta. Hay una especie de competición amistosa para conseguir que nuevos planetas se unan a la alianza, y especialmente la Tierra.
La United Galaxy Alliance, también llamada United Worlds Alliance, All-Worlds Federation, o Galactic Unison, tuvo 3 cónclaves.
El primero ocurrió el año 1334 de la Tierra y fue para fundar la Federación. El segundo fue en el año 1784 para discutir el planeta “Khorellian” que era un problema en nuestra galaxia por ser un planeta pirata. El más reciente ocurrió en 1962 para discutir el tema de la Tierra y su ingreso a la Federación, y sobre cómo prevenir la catástrofe atómica aquí. Ellos dijeron:
“Científicamente sentimos que están casi listos para la admisión en la Alianza Estamos observando su trabajo en la gravedad y el magnetismo con mucho interés. Cuando hayan resuelto los enigmas de estas fuerzas hasta el punto de ser capaces de utilizar este conocimiento en su vida diaria, entonces sentimos que su estatus científico será más que suficiente para la admisión”.

“Sin embargo, social, cultural y éticamente, no están lo suficientemente avanzados. De hecho, observamos con tristeza que todos sus importantes avances en estos campos parecen estar lejos, en lugar de hacia el estado de paz, amor y hermandad, que es la condición en todos los mundos de la Alianza”.
La alianza tiene, naturalmente, una fuerza de policía llamada la Patrulla Guardián. Su trabajo es proteger a los planetas de la Alianza de las fuerzas hostiles, y tienen derecho libre para moverse a todos los planetas y detener a posibles delincuentes, lo que es muy raro, ya que no ha habido un solo delito en 610 años.
Esto se debe a que todas las cosas se encuentran en abundancia en esos planetas y que no utilizan dinero – sino el tiempo producido como medida – sin convertir este tiempo a dinero, ya que puede ser mal utilizado por otros. Dicen que si tuviéramos este sistema, el 95% de los crímenes serían eliminados.
Dicen que descubrieron nuestra Tierra 1959, y que la nuestra es la tercera raza en la Tierra – con Lemuria y la Atlántida que la procedieron – ambas destruidas por las guerras.
Le dijeron a Renaud que en este sistema solar hay otros planetas aquí tiene vida, pero no le informaron exactamente cuáles.
[1] Keel A. JohnOur Haunted PlanetFutura Publications, London, 1975.
[2] Keel A. JohnJadu, los misterios del orienteOrganización Editorial Novaro, México, 1972.
[4] Hay una versión en alemán por la editorial VentlaMeine Fernseh Radio Und Direktkontakte Außerirdischen; Meine Kontakte Mit Außerirdischen Band 2; y Meine Kontakte Mit Außerirdischen Band 3.
[5] Griese AllenWaiting For The Space BrothersFate, No.441, March 1986, Pages 52-54.
[6] Un consejo del tal Noguez es que monitoreemos a todas esas mises de los concursos de belleza que hablan de la “paz mundial”. Seguramente son contactadas.
[7] Ojo con este dato porque en otras referencias aparece como 2 veces la gravedad de la Tierra.
[8] Habitante de la Tierra, según Bob Renaud.
[9] Eso no es del todo cierto, recibió las regalías por los libros publicados por Wendelle Stevens y traducidos al alemán por la editorial Ventla. Pero lo más seguro es que no estuviera buscando un interés económico y más bien de ego personal.
[10] La última actualización fue en 2006 y para entonces Renaud debió haber tenido unos 63 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario